El imperativo actual: digitalizarse

ARTICULO-DIGITALIZARSE

Similar al impacto que tuvo la revolución industrial, hoy se habla de la necesidad urgente e irrenunciable de convertir nuestras empresas en empresas digitales, el impacto de la tecnología y de internet, unido con los cambios de hábitos en consumo y comportamientos de los consumidores hacen que repensar la empresa y generar una cultura digital sea la mega tendencia del mundo corporativo actual.

 

Diferentes disciplinas del conocimiento explican este fenómeno avasallador, desde la famosa ley de more, que explica como los procesadores aumentan su capacidad de forma exponencial, hasta las pragmáticas cifras de crecimiento del comercio online, el incremento en el número de horas de conexión y el potente poder de penetración de la web móvil que crece aceleradamente.

 

¿Es posible apartarse de esta tendencia?

No, porque significa perder clientes y desconocer los cambios del entorno. Empresas que no visualizaron prontamente esos cambios quedaron atrás rápidamente, Kodak no vio el interés por la fotografía digital, blockbuster no vio los videos en formato digital y tampoco lo vieron en su momento el comercio electrónico y aparecieron insurgentes formas de vender usando internet. Hoy tenemos nuevos actores como Amazon, Zappos y modelos de negocios nuevos.

Nokia que lidero en mercado de celulares hoy lucha por sobrevivir, de igual manera le paso a Blackberry, todo esto nos recuerda esa premisa tan sonada que dice que “los éxitos del pasado no garantizan para nada éxitos en el futuro”.

 

¿Todos los negocios se pueden digitalizar?

Si, efectivamente la profundidad de la digitalización dependerá de cada negocio en particular, de cada institución o servicio que se preste, sin embargo los conceptos maestros son ineludibles. Pasamos del papel a los datos, de procesos enmarcados en la escasez de recursos y los limitantes de tiempo a la facilidad que da la digitalización. Hoy disponemos de procesos en fracciones de segundos, servicio simultaneo sin barreras de lugar o tiempo, información detallada de los clientes, sus gustos y preferencias, capacidades de adecuar productos y servicios a cada persona, a menor costo y en menor tiempo.

Cada empresa debe evaluar su producto o servicio y generar un plan de digitalización. No hacerlo es como si siguiéramos mandando cartas por correo, llevando la contabilidad a mano y usando el libro de páginas amarillas.

 

Las cuatro tecnologías para la transformación digital

Según José de la Peña y Mosiri Cabezas, autores del libro “La Gran Oportunidad”, las cuatro tecnologías que más van a influir en la transformación digital de las empresas, las que van a configurar son: 1.- Las redes sociales, 2.- La movilidad, 3.- La Big Data y la analítica y 4.- El cloud (la nube).

 

Las dos primeras son evidentes, pues tienen mucho que ver con adaptarse al cliente. Los clientes son cada vez más móviles y se relacionan por redes sociales.  Como la transformación digital ha de ir en la línea de acompañar más al cliente, de estar más a su altura, estas dos tecnologías han de ser esenciales al transformar la empresa.

 

El Big Data y la analítica tienen que ver en gran parte también con el cliente y con la propia empresa. En un mundo digital, lo que se produce en abundancia son datos e información. Pero muchas veces sin en requerido análisis que lo convierta en conocimiento.

 

Con el Big Data se puede conocer más y mejor a cada usuario a través del análisis de sus interacciones con la empresa y así personalizar cada vez más la oferta y la relación con él. Al mismo tiempo, el análisis de datos permite obtener correlaciones entre variables para ajustar las propuestas de valor al cliente.

 

Por fin, el último conjunto de tecnologías sería la que se denominan la nube, el cloud, que tiene mucho que ver con la eficiencia. En especial, para empresas pequeñas y medianas, a las que permite disponer de servicios sin tener que comprar la infraestructura de TI necesaria, convirtiendo los costes fijos en variables. Eso significa que el cliente puede disfrutar del servicio desde cualquier lugar con acceso a internet, eliminando las barreras de lugar.

 

Finalmente, la transformación digital es el proceso de cambio que una empresa ha de emprender para adaptarse a este mundo digital, combinando inteligentemente la  tecnología digital con sus conocimientos y algunos de sus procesos tradicionales esenciales, para así lograr diferenciarse y ser más eficiente, competitiva y rentable.

 

Odalis Rojas